Uncategorized

Cuando no miramos al lado

¿Será qué no funcionó porque no mire al lado?

Sandra estaba muy ansiosa por una relación que se terminó y por la situación en el trabajo. Siempre parecía ser la última en saber las informaciones que hablaban en los pasillos.

En su vida nada parecía funcionar pues tenía una peculiar forma de no percibir lo que pasaba en su entorno.

Solamente se dio cuenta que su mejor amiga estaba apasionada cuando ella la invitó al matrimonio.

Fue una sorpresa cuando el novio terminó con ella, ya teniendo otra compañera y en el trabajo todos los puestos eran ocupados antes que ella se diera cuenta.

¿Qué tengo?, ¿Por qué no soy tan lista como los demás? Tienes un gran don, dijo la coach: ¿Te das cuenta que siempre estás tan enfocada en hacer tan bien tu trabajo, que construyes una “visión de tubo” y no logras ver más allá? ¿Cuánto le duele lo que pierdes? Es que no aguanto más. Dice Sandra.  Nadie se acuerda de mí y no sé cómo generar interés por mi persona.

¿Qué tal si aprendes a percibir las señales que te da la vida? Mira lo que está más allá de las circunstancias: ¿Sabías que el universo le muestra evidencias de lo que pasa continuamente? Hay personas que se especializan en esto. ¿Y qué pasa con tu intuición?, ¿presientes algo?, ¿Ya aprendiste a confiar en tus instintos?

Es que tengo miedo de que no funcione y que vuelva a perder otra vez todo.

¿Puedes darme una pista para que comience a mirar a los lados?, preguntó Sandra.

 ¿Qué tal mirar a ti misma haciendo una meditación diaria? ¿te das cuenta que tu estrés es tan grande que te boquea?, ¿Qué tienes tan poca autoestima que enfundas la cabeza en la tierra como un avestruz? ¿Qué tienes tanto miedo de saber realmente lo que pasa en tu entorno que evitas analizar los hechos para no darte cuenta de tu realidad?, ¿Ya  has decidido que por decidir ignorar las evidencias en su entorno las personas llegan a morir?, ¿Qué te si a partir de ahora aceptas que puedes saber la verdad de los hechos y empiezas a buscarla? ¿puedes preguntarte qué saber ante un hecho, una situación o una causa?

Pregunta lo que pasa en tu empresa, en el país y en el mundo. La omisión es una de las más formas peligrosas formas de matar. El silencio cómplice: ha destruido muchas vidas, sociedades y familias. Hay silencios que apoyan y nos hacen crecer y hay silencios que destruyen: ¿Cuál escoges? ¿y tú?

¿Percibes bien tu entorno?, cuéntanos