Uncategorized

¿Puedo Realmente Confiar?

¡Usted no es honorable señor!

¿Cómo puedo confiar cuando tomo un taxi y el señor da vueltas? ¿Cuándo voy comprar algo y me venden un producto más costoso? ¿Cuándo el funcionario está mirando las redes sociales y me dice que está trabajando? ¿Cuándo el empresario deja de pagar impuestos y no hace las cuentas correctas?  Toda la gente, en donde llego, habla de la corrupción, pero ¿Qué hacen para combatirla?  ¿Hay un acuerdo para hacer algo a respeto? No, prefieren decir cómo están impotentes frente a lo que los demás hacen para corromper. Estoy desilusionado, estoy perdiendo la fe.

Este desahogo se daba en el inicio de una sesión de coaching. Marcus, que dirige un gremio que congrega muchas personas, investigaba personas que serán admitidas para un trabajo de alta seguridad e se daba cuenta de cómo era fácil corromper a los demás. Muchas veces tengo que utilizar la expresión: Usted no es honorable señor. ¿Qué puedo hacer para lograr una nueva actitud de la gente? Esta respuesta es tuya, contestó la coach. ¿Qué soluciones propones? Voy capacitar estas personas, llevarlas a construir reflexiones más profundas.

¿Se les enseño a conocer pensamientos profundos como filosofía?  ¿Y Les explico que es deontología? Quizás sea importante que entiendas que hay personas que son capaces de grandes y honorables actos de bondad. Los momentos de virtud nos hacen creer que aún podemos tener la convicción de que se puede confiar en la humanidad. ¿Cuál es la motivación que lleva una persona a corromperse? ¿Hay algo más que no sea el dinero? Quizás sea por el poder, un pensamiento que se es superior. Que la vida le debe algo. Son varias las hipótesis. Pero ¿cómo se puede cambiar una motivación como esta? ¿No consigo resolver este dilema? Trabaja con la ley del bien. Enseña a la construcción de la confianza, paso a paso, haz que valga ser honesto. Demontre con el ejemplo de su vida. Las personas respetan las personas dignas y coherentes. Así iras liderar personas. Recuerda la única miseria humana no es la falta de dinero es la falta de dignidad.  Y a la vez iras darte cuenta que la fraternidad es la única y real honorabilidad y nobleza. Las personas creen en los héroes, en los que hacen por los demás. Vuélvete impermeable a los halagos y a las críticas sin fundamento. Crea en tu capacidad de creer. Parece una paradoja. Cuanto a generar motivación para que valoren más la honradez el coaching propiciará metas y estrategias de liderazgo. 

apoyo al desarrollo

¿Y tú? ¿Cómo lidias con la corrupción diaria? Comparta conmigo coachjuanadearco@pnl-triadica.com