Uncategorized

¿Y cuándo se acaba el carnaval?

Fiesta, alegría, reunión de familia, peleas ¿y cuando todo esto acaba? ¿La expectativa de que fuera mejor de lo que realmente fue o entonces realmente fue mejor de lo esperado?

Es no importa. Lo que importa es lo que harás ahora. ¿Cómo empezarás esta nueva etapa? Es que la vida es así, etapas que se completan, que comienzan y acaban. Y a veces parece que siempre estamos comenzando algo. Fechas que esperamos con intensa expectativa y solemos juzgar que no correspondieron a lo esperado.

Y es un momento especial para hablar de expectativas ¿Qué historias construyes desde tu mente? ¿Cuántas expectativas tienes en realización a tus proyectos y a tu vida?

Lázaro era un hombre que vivía de sueños y expectativas, solía proyectar sus ideales en todos los demás, esperaba que los jefes realicen propuestas grandiosas como pensaba. Encomendaba trabajos que la gente no hacía por los tiempos inadecuados que se estipulaban.

Al encomendar objetivos, maximizaba sus potencialidades y con los amigos coleccionaba decepciones, pues nunca correspondían a sus ideales de amistad o perfección.

Lázaro comenzó a creer que tenía algún problema serio, ya que siempre mantenía sus expectativas altas. Lo que el no entendió es que la expectativa puede ser una gran palanca para realizar lo que se quiere. Hay momentos en la vida que lo único que tienes es la capacidad de creer en ti mismo y en la firmeza de tus expectativas, el elemento que falta añadir es la acción.

El aprendió a fortalecer las capacidades que venían de su expectativa pues le hacía enfrentar las adversidades. Fortaleció sus talentos y entendió que existen varios factores que podían ser controlados para lograr lo que quería y así mejoraba las oportunidades.

Entendió que la decepción con los amigos tenía que ver con las elecciones en la vida.

Si, el carnaval comenzaba para Lázaro porque había entendido que el asumía el timón de su vida La inmensa presión que sentía frente a los “realistas”, fue aminorada al hacer este coaching.

Ahora respondida a los críticos con serenidad ya que entendió que también las expectativas y realidad eran señales, impulsos eléctricos en su cerebro. Ahora administraba interiormente la dimensión que tomaban sus expectativas estructurando planes para vivir las próximas fechas y feriados con intensidad e integralmente.

¿y tu? ¿Cómo están tus expectativas? Comparte conmigo.